Churriana

  El río Guadalhorce  La comarca   -   Casas Rurales  -  PTA Inicio 

Colegio
Manuel
Fernandéz

 Alhaurín de la Torre - Coín  -  Alhaurín el Grande  Almogía  -  Álora  -  Alozaina  Ardales  - Carratraca -  Cártama  -  Casarabonela  -  Guaro  -  Málaga  Monda  -  Pizarra  -  Tolox  -  Yunquera -  Valle de Abdalajís

DISTINTOS COMENTARIOS A RAÍZ DE UN TESTIMONIO GRAFICO DE LA PROCESION DE SAN ISIDRO LABRADOR EN CHURRIANA (MÁLAGA)

Jesús Manuel Castillo Ramos. 22.02.05.  No es la primera vez y probablemente tampoco sea la última que endosamos en nuestro humilde y complejo curriculo publicacional, una aportación sobre la historia de las Fiestas Populares en honor de San Isidro y por ende sobre la devoción de la referida talla en la hoy barriada malagueña de Churriana. En esta ocasión, damos cuerpo a distintas reflexiones a raíz de un documento gráfico de la procesión del también santo patrón de los agricultores. El testimonio se tomó un 14 de Mayo de 1.954 en la Plaza de la Higuereta, que aún no era de la Inmaculada, ya que como se recordará ello fue gracias a una moción que décadas más tarde presentó el letrado malacitano Alberto Peláez Domínguez en su época de municipe. Peláez Domínguez era oriundo de Churriana. De hecho, la responsabilidad de la barriada fue una de sus ocupaciones en la referida época y sus restos descansan en la finca propiedad de la familia que existe en el hoy distrito municipal de Málaga. En este instante cabe señalarse que San Isidro realizaba dos procesiones. Una, la citada, que era la víspera de su onomástica y la otra, el 15, tras la función de iglesia que se celebraba en su honor a partir de las doce de la mañana. Posteriormente, ya en la década de los 90 vendría la circunstancialidad de algunos años en los que el santo realizaba su salida el primer día de los que sin lugar a dudas son los festejos mayores de Churriana. No es de extrañar todo esto, ya que inclusive sabemos de salidas procesionales efectuadas un 16 de Mayo gracias a testimonios periodísticos determinados que vienen a configurar la historia de estos festejos centenarios. Por otro lado, también podríamos comentar como no existe una tendencia uniforme en cuanto a la indumentaria de los portadores de trono. Esto es algo no ya solo muy en contraste con la tendencia actual dentro del mundo procesional en estos albores del siglo XXI, sino chocante inclusive con otros ejemplos que podríamos comentar anteriores al momento que ocupa el presente artículo de investigación. El trono, que era centro de un rico exorno floral, destaca por ser altamente barroco, rematándose en su parte más alta con tres arbotantes de tres faroles cada uno. Cabe señalarse que no se conserva a día de hoy. La imagen, al paso por este espacio urbano, lo hacía también por lo que era el real de lo que era más una verbena que una feria. Hay que destacar que a raíz de ello las diferentes atracciones y carruseles que lo configuraban cesaban en su actividad mientras discurría el cortejo. Ello era algo muy coherente y concordante con el importante halo sacro del momento. Para acabar y reincidir en este último punto cabría recordar las manifestaciones que efectúa un mayordomo de los festejos unos pocos años más tarde, en los que amenazaba con proponer la no continuidad de celebración en la romería con la que concluye la citada fiesta. ¿El motivo?. Según viene a manifestar sus palabras, la desatención de la gente al santo por estar de fiesta y celebración.

  


Churriana    Visita virtual
Periódico Digital Independiente del Valle del Guadalhorce: 
www.guadalhorce.net    Servidor de Internet
 Si desea publicar algo sobre su pueblo envíe el artículo a info@guadalhorce.net
C/Goleta, 15 Tf. 952 41 06 58  29130 Alhaurín de la Torre - Málaga