Noticias del Valle del Guadalhorce

Alhaurín el Grande
Valle del Guadalhorce
(Málaga)
 

 

Alhaurín el Grande, Lauro Nova para los romanos y Al-Haur para los árabes. Estos últimos la llamaron así, la tierra entre dos valles, el lugar donde se sitúa esta bella localidad malagueña, que se eleva 239 metros sobre el nivel del mar para contemplar un pequeño valle que se extiende por el Sur hacia la Costa del Sol y, por el Norte, en búsqueda del Valle del Guadalhorce, todo ello bajo la protección 
de la Sierra de Mijas.
  Pinchar sobre la Foto y se abrirá     

Un lugar donde las temperaturas oscilan entre los 10 y los 30 grados durante el año, un privilegio que le concede la Sierra. Bosques, frutales, flores..., 72 kilómetros cuadrados de extensión regados por manantiales de agua, usados desde la Antigüedad con fines terapéuticos. Una historia, la de Alhaurín, que se remonta hasta la época neolítica, a la que pertenecen los primeros asentamientos humanos, hallados en la zona de Huertas Altas.

Algo más de 18.000 habitantes pueblan la localidad, dedicándose en su mayoría al comercio y a la agricultura, que comenzó a ser el principal motor económico de la comarca hace más de un milenio, cuando ya se comerciaba con aceite, trigo e higos.

Unas faenas, las del campo, que contribuyeron a dibujar el verde paisaje que rodea «el lugar», forma en la que los alhaurinos nombran popularmente a la localidad, en la que existen además otros núcleos de población, surgidos a raíz de las labores del campo, como es el caso del poblado agrícola de Villafranco del Guadalhorce, el Cigarral o la Fuente del Perro.

Esta localidad cuenta con un atractivo especial que la ha convertido en un lugar de retiro, de descanso. Y en este sentido, se generan también ingresos relacionados con el turismo. Un turismo más sereno, en búsqueda del aislamiento, que se une a las excelentes comunicaciones con Málaga y la Costa del Sol. Aquellos que optan por pasar largas temporadas, disfrutando quizás de la posibilidad de jugar al golf, o simplemente deleitarse con los paseos por los alrededores.

Unos paisajes llenos de connotaciones históricas y donde aún se conservan los restos de la fortaleza árabe de Fahala y la torre vigía de Urique, que tomaron sus nombres de los primeros «señores» que poblaron y cultivaron estas tierras.

Lugar en el que se libraron numerosas batallas, a veces tan cruentas, que dieron a un arroyo el nombre de Sanguino, porque sus aguas tomaron el color de la sangre tras la encarnizada lucha.

La mejor forma de contemplar estos parajes es acercándose a la plaza del Ayuntamiento; desde allí, la hermosa vista del Valle del Guadalhorce y la Hoya de Málaga nos invitará a perdernos en «el lugar» al menos durante unas horas.

Y desde la plaza del Ayuntamiento se puede descubrir el encanto de un pueblo, cuyas calles presenciarán la puesta en escena de muchas tradiciones. Bajar la calle Las Piedras, encontrar la calle Cruz y su museo popular taurino, o buscar la Fuente de los Doce Caños, nos acercará un poco más a esa identidad de la que tanto se enorgullecen. Una parte importante de esa identidad la representan dos cofradías alhaurinas,
«los verdes» y «los moraos». Tan sólo 400 metros separan sus dos ermitas y, sin embargo, la rivalidad entre ambas viene de siglos atrás. Durante la Semana Santa, que se coloca entre las más importantes de la provincia, congregan a numerosos seguidores y despiertan pasiones entre los alhaurinos.

Las tradiciones en Alhaurín el Grande hunden sus raíces en el pasado y conservan señas de identidad propias, como se vuelve a demostrar al hablar de los «mulliores», una hermandad cuya finalidad es cantar los misterios del Rosario durante las madrugadas del mes de octubre. Una tradición recogida por el escritor malagueño Juan Cepas en su libro Vocabulario Popular Malagueño. En el libro se explica el origen de esta costumbre, al parecer, cuando un grupo de devotos salía al romper el alba, cantando coplas alusivas a los misterios del Rosario. A este grupo se les llamó «mulliores», probablemente aludiendo a los «muñidores» de las antiguas cofradías, encargados de tocar la campanilla anunciando el inicio de los cultos.

Unas tradiciones de las que a buen seguro disfrutó el escritor Gerald Brenan, ese viajero romántico que visitó las tierras andaluzas, primero Las Alpujarras, y más tarde Alhaurín el Grande, donde fijó su residencia hasta su muerte.

Primero fue un personaje anónimo, un extranjero más, quién sabe si considerado excéntrico; más tarde, con la conciencia de la fama, y sobre todo, como uno más del pueblo, como el vecino de la Cañada de las Palomas a la entrada del pueblo, como «Don Gerardo». Un personaje que, de alguna manera, ha pasado a formar parte de la historia de Alhaurín, a través de la Fundación que lleva su nombre y que cuenta con el legado de Brenan; un fondo bibliográfico que todavía se está catalogando y que alcanza los 5.000 ejemplares.

Son numerosos los escritores y artistas que eligen la singularidad de Alhaurín para pasar largas temporadas. Sólo ellos sabrán cuántas obras de arte han visto la luz entre los dos valles, al calor de las huertas y al aire de la Sierra... Entre ellos también estuvo Gustavo Thórlichen, pintor y fotógrafo alemán, que se afincó en el municipio y quien, en agradecimiento por todo el cariño recibido, donó parte de su obra pictórica, así como el escritor Antonio Gala, ha pasado largas temporadas en esta localidad.

Por supuesto, Alhaurín destapa el frasco de las esencias y ofrece a propios y extraños lo suficiente para que éstos se sientan agradecidos. Serán los meses de mayo y junio los que se encarguen de poner una nota de alegría iniciando el largo recorrido por las fiestas de la localidad. Desde la festividad de la Cruz, la feria de Alhaurín a finales de mayo, la fiesta de Nuestro Padre Jesús Nazareno tras el Corpus. Y así, hasta llegar a agosto, cuando se celebra el día de la patrona, Nuestra Señora de Gracia, que pone fin al calendario festivo.

Son los momentos más apropiados para disfrutar de los platos típicos de Alhaurín. Degustar sus sopas, sus migas y gachas a base de «pan cateto» y, sobre todo, la gran variedad de dulces, entre los que destaca uno elaborado con calabaza, los mostachones y las tortas de aceite.


Periódico Digital Independiente del Valle del Guadalhorce: 
www.guadalhorce.net    Servidor de Internet
Responsable:  Federico Ortega
Si desea publicar algo sobre su pueblo envíe el artículo a info@guadalhorce.net
C/Goleta, 15. Tfs. 952 41 06 58 y   678813376
 29130 Alhaurín de la Torre
- Málaga

Visite nuestro patrocinador  

   contador  visitas desde noviembre de1998