Visite nuestro patrocinador

Tu diario. Libertad de expresion

Su opinión Patrocinadores Normas Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca
La Especie Elegida
Eduardo Saez Maldonado. 16.09.22 
El título de este escrito es copia literal del de un recomendable ensayo de Juan Luis Arsuaga sobre los orígenes evolutivos del hombre. La "inteligencia" ha sido el hecho diferencial que, tradicionalmente, se ha considerado que distinguía al hombre de "los animales". Para acotar y definir de algún modo esta "inteligencia" se han considerado diversas cualidades, a priori exclusivas de "Homo sapiens", como el uso de un lenguaje o el uso de herramientas, hasta que se vio que no pocas especies usaban lenguajes más o menos sofisticados o usaban herramientas, incluso elaboradas, para conseguir sus fines. La generalización del uso de dispositivos audiovisuales como drones o el hecho de que todo el mundo lleve una cámara en el bolsillo nos han puesto sobre la mesa indicios de comportamientos animales que nos hacen cuestionar, cada vez más, nuestra supuesta distancia con respecto a ellos y nos obligan a ser cada vez más meticulosos y estrictos en buscar alguna característica absoluta que nos haga únicos y nos reafirme en nuestra posición de especie elegida. Porque parece que tenemos la necesidad de hacerlo. Veamos.
Me he topado con muchos vídeos en las redes que ilustran comportamientos fascinantes de ciertas especies, pero en concreto hay dos que me han llamado la atención hasta el punto de sobrecogerme cuando me he parado a reflexionar (ya se que reflexionar es una cosa antigua que no se lleva, será la edad) sobre el comportamiento animal que se evidenciaba en los mismos.

El primero de esos vídeos parece ser de un aficionado que grababa a un grupo de elefantes africanos vadeando un caudaloso río (1). En este vídeo se aprecia perfectamente como la intensa corriente arrastraba a una de las crías lo que provocaba la inmediata reacción de un adulto (probablemente la madre) que se lanzaba tras su hijo a salvarlo. Hasta aquí todo normal: madre no hay más que una y el instinto maternal en los mamíferos sobre todo pero también en las aves e incluso en algunos reptiles está muy desarrollado y lo relacionamos más con un comportamiento instintivo que con inteligencia como tal. Pero entonces, un gran elefante adulto que ya había cruzado el río y que, por tanto, no tenía ningún motivo para mirar atrás, se vuelve y observa como la madre estaba teniendo serias dificultades para sacar a su hijo del agua. Entonces, y no sin dificultad (los elefantes no son precisamente ágiles) vuelve a bajar el terraplén hasta el río (incluso tiene que hacerlo de espaldas para no caer) y se acerca a sus compañeros ayudando claramente a la madre a sacar al pobre elefantito de la corriente (1).

Esto no es un comportamiento instintivo. Requiere evaluar la situación desde fuera, tomar conciencia de que hay un problema y tomar la decisión de intervenir para ayudar sin tener ninguna necesidad, digamos personal. Es difícil no calificar esto como inteligencia.

El segundo vídeo al que me refería lo he visto estos días, era parte de un documental del grandísimo David Attenborough que ponía de manifiesto un sorprendente comportamiento de caza de las orcas (2). Se aprecia perfectamente como un grupo de cuatro orcas que pretenden cazar una foca que estaba fuera de su alcance sobre un islote de hielo se ponen de acuerdo (yo no podría expresarlo de otra manera) y lanzan un ataque perfectamente coordinado, en perfecta formación "militar" y a la misma gran velocidad pasando bajo el islote de hielo rozándolo con sus aletas dorsales y provocando su fragmentación en islotes mucho más pequeños, quedando ya la foca prácticamente a merced de sus cazadores (2).

Esto requiere una evaluación previa de la situación (presencia de la foca y tamaño del islote), una organización de los cuatro individuos y una perfecta coordinación para lanzarse simultáneamente bajo el islote en perfecta formación con la evidente intención, no de cazar la foca directamente sino de provocar la rotura del hielo y desestabilización de la foca (hasta en dos ocasiones) para que caiga irremisiblemente al mar. Y es verdad que hay muchos mamíferos que cazan en grupo. Los lobos sin ir más lejos. Pero lo que hace una manada de lobos es atacar conjuntamente a un mismo individuo y perseguirlo de forma más o menos desordenada hasta alcanzarlo y darle muerte. Esto de las orcas es otra cosa; es una táctica que recuerda a las cohortes de las legiones romanas. Es difícil no calificar esto como inteligencia.

No son estos, ni mucho menos, los únicos vídeos que nos dejan desarmados ante cualquier argumentación de superioridad intelectual. En particular los mamíferos del orden de los elefantes (proboscídeos) y los del orden de cetáceos (en particular los odontocetos o ballenas con dientes como orcas, delfines etc) han demostrado una especial inteligencia, capacidad de reconocerse su individualidad ante el espejo y mil otras pruebas más de inteligencia. Últimamente algunos grupos de orcas están rompiendo timones de ciertas embarcaciones pequeñas dejándolas a la deriva (3). Parece un juego. No sabemos bien las causas. Quizás las orcas sí lo sepan.

No hablemos ya (si acaso otro día) de los miembros de nuestra propia familia de los homínidos, chimpancés, gorilas y orangutanes (y hombres), cuyas habilidades intelectuales, con evidencias de aprender lenguajes de signos, de planificar el futuro etc, etc, son ya abrumadoras.

El gobierno de Zapatero aprobó una proposición No de Ley sobre los derechos de los homínidos no humanos que no llegó nunca a desarrollarse (4). La idea es garantizarles unos derechos mínimos de no ser muertos, ni torturados de ninguna manera ni mantenidos en cautividad. Esperemos que este gobierno tenga el valor de avanzar en esto. Los elefantes y los cetáceos, como grupos más inteligentes no deberían tardar en venir detrás en cuanto a avanzar en sus derechos.

Queda mucho camino por recorrer y cada vez nos cuesta más definir nuestra singularidad como especie elegida en la naturaleza. Quizás es que no somos tan singulares. Nos creemos seres superiores con derecho a usar al resto de nuestros compañeros de viaje, al resto de especies que pueblan Gaia, como "recursos" a nuestro servicio. Y olvidamos que somos entes biológicos, con nuestros requerimientos fisiológicos y emocionales, como los demás, que no podemos destruir nuestro entorno sin que nos pase nada y que, sobre todo, no tenemos derecho a hacerlo. Somos animales, un poco peculiares, es verdad, demasiado arrogantes también, pero animales. En palabras del paleoantropólogo codirector de las excavaciones de Atapuerca, el Dr. José María Bermúdez de Castro, " No nos hemos separado de ellos ni nos hemos acogido a leyes naturales diferentes. Somos lo que somos: primates muy encefalizados"

A ver si se nos bajan ya los humos.

Eduardo Sáez Maldonado

(1)   https://www.youtube.com/watch?v=OnBrIH-EFtk

(2)   https://es.gizmodo.com/la-bbc-captura-una-extrana-tecnica-de-caza-de-las-orcas-1849528868?fbclid=IwAR1uVkwrMDobEhAY4kbR5x2ZFFK6YwhYqzXTLikZkW_5OeuvmN_EFuGFgAo

(3)   https://www.lavozdegalicia.es/noticia/somosmar/2022/09/14/orca-destroza-timon-provoca-via-agua-velero-polaco-navegaba-corrubedo/00031663171670997501715.htm

(4)   https://proyectogransimio.org/noticias/noticias-destacadas/se-aprueba-la-pnl-de-apoyo-al-pgs 
Esta noticia ha recibido 181 visitas       Enviar esta noticia




<-Volver
Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los malagueños a expresar sus opiniones en este periódico digital.
Guadalhorce.net no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor.

Envíe su artículo o carta a:
redaccion@guadalhorce.net


guadalhorce.net
Periódico Independiente
Málaga

Depósito Legal:
MA - 1.023 - 2000

Andalucía Comunidad Cultural S.L.
Servidor de Internet

Director: Alejandro Ortega
Fundador: Federico Ortega

952 410 658
678 813 376
contador
visitas desde nov. 1998