Visite nuestro patrocinador

Tu diario. Libertad de expresion

Su opinión Patrocinadores Normas Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca
La Teoría de la Conspiración
Natividad Castejon Valero. 16.07.20 
Hace ya como tres años, un amigo comenzó a hablarme de la teoría de la conspiración. Me bombardeaba con vídeos de youtube donde se hablaba de las oscuras y ocultas intenciones de las altas esferas, para seguir manteniendo el liderazgo, a base de dominar y someter al ingénuo populacho.
Los telediarios nos despachaban cada comida y cada cena con un acto de terrorismo en algún lugar de la geografía mundial.
El multimillonario Trump se hacía con la Casa Blanca, y todo eran malos presagios para el futuro del planeta. Y ciertamente así fue, pues nada bueno se estaba cociendo ya entonces entre las marañas de intereses macroeconómicos y de poderes políticos.
Una tarde cercana a la Navidad, me di una vuelta por el Centro Larios de Málaga (ciudad en la que resido), y me entró algo parecido a un ataque de pánico... Me encontré como a 20 jóvenes musulmanes, de entre 25 a 35 años, altos como torreones, sin familia, sin carritos de la compra, y sin bolsas de C&A ni de Bershka.
A ver, me explico... Durante el verano, en la operación "paso del estrecho" es habitual encontrarse familias musulmanas enteras en los centros comerciales comprando ropa y zapatos... pero no en Navidades, no era el momento.

Estos hombres llevaban las manos en los bolsillos de los chaquetones, ropa cara y ojos que lo observaban todo. Daban vueltas por el centro comercial, de uno en uno, sin dirigirse la palabra cuando se cruzaban entre ellos. Ni asomo de emociones en sus caras.

Me corrió un escalofrío por la espalda sintiendo la gélida  energía que emanaban. Y la gente parecía no darse cuenta de nada mientras reían y cambiaban de tienda, buscando el mejor regalo para los suyos.

Lo primero que pensé fue en salir de allí corriendo, porque nada bueno se avecinaba, y en hacer algún tipo de llamamiento al resto de los transeuntes. Pero no pude. Me quedé observándolo todo durante una hora más.

Me imaginaba las imágenes en los telediarios de todo el mundo, dando la noticia de un par de paquetes bomba que habían explotado en un centro comercial de Málaga, causando varias víctimas.

Y cuando por fin me fui a casa, me embargaba una extraña sensación como de despedida... como de "hasta aquí hemos llegado"... como de catástrofe a nivel mundial. El corazón y los pulmones encogidos por el miedo.

Todo muy terrorífico, ¿no?

Vale. Pues voy a deciros algo que quizás no sepáis: Siempre, siempre, siempre ha habido conspiraciones en el mundo.

Desde que el hombre salió de las cavernas y se puso a investigar por los alrededores, siempre ha habido algún tipo de conspiración para hacerse con aquello que no tiene, llámese territorio, animales, hembras, fuego, comida, herramientas varias o poder. SIEMPRE.

Está en la naturaleza del hombre. Siempre ha habido "guapos" y "feos", o listos y tontos. El corazón de los humanos no siempre alberga honestidad y compasión. De hecho ésas son dos de las lecciones más difíciles de aprender cuando reencarnamos en este planeta.

Pero mi amiga terapeuta, al contarle mis miedos, me dijo: "¿Y qué? No pasa nada. El mal siempre se nutre del miedo de la gente. Si tú sientes miedo, les estás dando el poder. Pero si pudieras mirarlos a los ojos, y sonreirles sin miedo, algo dentro de ellos se rompería. Algo que ni entienden. Porque han perdido su poder."

Evidentemente, no llegó a explotar ningún paquete bomba en Málaga. Sin embargo, en esta zona siempre hemos vivido con la amenaza de ciertos grupos radicales, avisándonos que no se rinden a la idea de perder Al-Ándalus.

O como ahora, con nuestro querido virus amenazándonos de muerte... Y siempre (de un modo u otro) hemos sentido ese miedo intenso a perder la vida, aferrándonos a ella, como si fuera lo único que existe.

Pero estamos aquí para despertar de una vez, no para continuar dormidos.

Las luchas entre el bien y el mal, son propias de este planeta. Y nuestra misión es trascenderlas, no dejarnos embaucar por ese miedo a perder la vida. Pues desde el mismo momento en que llegamos a este mundo, lo único que tenemos verdaderamente claro es que del mismo modo que vinimos, nos marcharemos.

Da igual si nos vamos 5 años antes o 5 años después, lo importante es qué hacemos aquí mientras dura nuestra estancia, qué elegimos hacer durante estas "vacaciones".

El único infierno que conoceremos, está aquí abajo. Exactamente aquí. No existe otro, es mentira. Es aquí donde tenemos lo peor de lo peor. Imagina lo más horroroso que se le podría hacer a un ser humano, y descubrirás que ya lo hemos hecho. Dominación, asesinatos, genocidios, torturas, manipulación, violaciones, secuestros, privación de libertad, condena de muerte... todo está inventado ya.

Aquí abajo tenemos la gran suerte de que podemos sufrir el peor de los infiernos, o disfrutar del más maravilloso de los paraísos.

Aquí abajo, nuestro cuerpo físico tiene las posibilidades de sufrir o disfrutar al 50-50%. Tenemos todas las opciones al alcance. Esto es como un gran parque de atracciones al que vienes voluntariamente, y tú decides si te metes en el Pasaje del Terror, la montaña rusa, el laberinto de los espejos, la caída libre, el tíovivo, o si visitas el espectáculo del teatro y la tienda de souvenirs. Si te tomas un helado paseando, o si te pasas horas y horas en una cola... todo eso lo decides tú.

Hay quien pasa por la vida viviendo en el temor de una muerte inminente, del dolor físico, del dolor mental y emocional... encontrando excusas para quejarse por todo...

Y hay quien pasa por la vida disfrutando de todo lo que le rodea, viajando a los lugares más remotos buscando la playa perfecta, el bosque perfecto, la ola perfecta, el pueblo perfecto... conociendo gentes y paisajes maravillosos a cada instante... Y el día que se encuentren con el final de la vida, les pillará disfrutando.

Unos habrán vivido un infierno, mientras que los otros habrán vivido en un paraíso. La decisión (aunque te cueste creerlo) es tuya. Siempre lo ha sido. Aquello a lo que le prestes tu atención, será tu realidad.

Así pues, si dedicas tu tiempo a divulgar ese tipo de noticias, con la supuesta intención de abrirnos los ojos a la masa ingenua y conseguir hacer algo entre todos; lo único que estás haciendo de verdad es fomentar el miedo, y por lo tanto, darle el poder al mal, además de perder tu propia energía y las ganas de vivir.

Algún día, tarde o temprano, el corazón de los hombres entenderá la idea aquella de "Ama a tu prójimo como a ti mismo" o "Trata a los demás como te gustaría que te trataran a ti", y todo cambiará.

Ciertamente, si aún no hemos entendido que somos UNO, y que lo que le hacemos a otros nos lo hacemos a nosotros mismos, somos una civilización en pañales.

Pero no importa... La buena noticia es que nos aman igual. ¿Cómo no amar a ese bebé que se mea, se caga, destroza todo lo que le rodea (incluído el descanso de quienes conviven con él), y no se da cuenta del daño que causa? En el momento en que sonríe, se nos olvida todo y hasta se nos cae la baba con una sonrisita tonta. No es posible ni regañarle.

Al contrario... están más pendientes de nosotros, porque podríamos volar el planeta en pedazos el día que queramos. Tenemos todos los ingredientes. La pregunta es: ¿Lo haremos?

Cuando llegamos a este planeta tenemos todas las opciones. Hacer el bien o hacer el mal. Vivir en el miedo, o vivir en el Amor. Y yo he elegido hacer el bien y vivir en el Amor.

Así que, por favor os lo pido, a tod@s aquell@s que deseen incluírme en su teoría de la conspiración, les advierto que no pienso perder un minuto más viendo vídeos absurdos. No me importa morir mañana mismo, si estoy haciendo lo que me gusta. Me da igual que caiga una bomba, o que nos invadan los extraterrestes. De verdad que me da igual. Pienso disfrutar de cada momento de mi vida.

El/la que quiera mandarme cositas, que se ciña a la siguiente pauta: AMOR Y HUMOR. Lo demás son tonterías.

Lamento que este texto me haya quedado tan largo... Si habéis sido capaces de llegar hasta aquí, os merecéis un premio o un diploma. Besitos, Amores.

Gracias y saludos,

Natividad Castejón
Esta noticia ha recibido 1321 visitas y ha sido enviada 1 vez       Enviar esta noticia




<-Volver
Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los malagueños a expresar sus opiniones en este periódico digital.
Guadalhorce.net no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor.

Envíe su artículo o carta a:
redaccion@guadalhorce.net


guadalhorce.net
Periódico Independiente
Málaga

Depósito Legal:
MA - 1.023 - 2000

Andalucía Comunidad Cultural S.L.
Servidor de Internet

Director: Alejandro Ortega
Fundador: Federico Ortega

952 410 658
678 813 376
contador
visitas desde nov. 1998