Visite nuestro patrocinador

Tu diario. Libertad de expresion

Su opinión Patrocinadores Normas Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca usuarios en línea • Sáb. 14 de Dic. de 2019
¿En qué mundo vives?
Natividad Castejon Valero. 24.09.19 
Siguiendo mi tónica habitual de contar mis vagatelas o tonterías, tengo una teoría que quiero explicar a continuación...
 En este mismo planeta, conviven en el mismo espacio y al mismo tiempo, varios mundos, que rara vez se entremezclan entre ellos.
 Me explico... Tengo una paciente con un sexto sentido muy desarrollado. Desde que era pequeña presiente y ve cosas que otras personas no veían, y por lo tanto se sentía como la oveja negra de la familia. Había nacido en el seno de una familia que luchó por tener una vida lo más acomodada posible, pero sencilla, y que no creía en estas cosas.
 Evidentemente, fue a un buen colegio y tuvo una buena educación, pero creció con la idea de que nadie la entendía. Siguió descubriendo más dones con el paso de los años.
 Se sintió incomprendida por la sociedad en general, aunque sus padres la apoyaron y la respetaron en todo momento. Incluso cuando no compartían sus ideas, siempre creyeron en ella.
 Fue ya a la edad de 33 años cuando conoció a una mujer con unos dones similares a los suyos, y se sintió de algún modo identificada con ella. Y esa mujer le presentó a más personas, entendiendo así que no sólo no estaba sola, sino que únicamente había nacido en un mundo diferente.
Entonces comencé a pensar que realmente en este mismo planeta existen mundos tan diferentes como el del monje tibetano, y el del lobo de Wall Street. El del indígena del Amazonas, y el del fontanero del 3°. El del terrorista yihadista, y el de la estudiante de piano. El mundo de un médico, y el de una profesora de educación infantil... y así podría seguir una hora, si quisiera.

 ¿Cuántas cosas tienen en común, por ejemplo, las vidas de un cirujano de urgencias y una celebrity que se gana la vida en los platós de televisión? Nada... o muy poco.

 Sí, es verdad que los dos pueden tener familia, tomarse una cerveza con los amigos, salir los fines de semana de escapada deportiva... incluso pasar apuros para llegar a fin de mes...

 Pero el primero se pasa el día en los quirófanos, luchando por hacer su trabajo lo mejor posible, entre sangre, gritos de dolor, y un ambiente estéril, o descansando para volver a desempeñar su trabajo lo más recompuesto posible, echando muchas horas seguidas y a unos horarios nada normales...

 Mientras que la celebrity vive entre boutiques, peluquerías, asistiendo a múltiples eventos, siempre pendiente del teléfono, su imagen y las redes sociales, o probando artículos y locales para luego poder dar SU opinión en SU canal de youtube.

 ¿Qué tienen en común esos dos mundos? ¡Y ojo!... no estoy diciendo que sean mejores ni peores, solo diferentes.

 ¿Y si comparamos el un biólogo marino y el de una panadera?

 Viven en mundos muy diferentes, pero eso no significa que no haya puentes entre un mundo y otro...

 El mundo de un delincuente, por ejemplo, es muy duro. Se pasa la vida huyendo, desconfiando de todo a su alrededor, haciéndose el fuerte para sobrevivir en un entorno hostil, buscando "oportunidades de negocio", creyendo que su "trabajo" es el más fácil, y cerrándose en sí mismo, porque sabe que lo que hace no está dentro de los cánones de lo correcto.

 Pero... ¿tiene alguna posibilidad de cambiar de mundo? ¿Es obligatorio quedarse en el mismo mundo en el que se nace?

 Ya sabemos que las condiciones en las que uno se cría, y las cosas que escucha a su alrededor en los primeros años de vida, condicionan mucho su futuro y su personalidad... pero ¿cómo cambiar a otro mundo cuando descubres que el tuyo ya no te cuadra?

 Es muy sencillo. Es cierto que el cirujano y la panadera, o el biólogo marino, o la estudiante de piano no comparten mundo... pero comparten ratitos, pues casi todos compran pan... casi todos pasan en algún momento por el médico... o casi todos tenemos la oportunidad de conocer gente nueva en cualquier tipo de reunión (cumpleaños de un amigo, fiestas navideñas, reuniones de vecinos, charlas del trabajo, etc...).

 Y hay una frase que podemos interiorizar para usarla cuando conocemos a alguien que pertenece a un mundo que nos llama especialmente la atención, y es: "!Qué interesante! Eso que has dicho me parece maravilloso. Cuéntame más cosas, por favor".

 Cualquier profesional al que se le pregunte con educación por su trabajo, estará encantado de darte más datos. Si además a continuación se le pregunta por los estudios necesarios para poder acceder a un puesto similar, tendrás un abanico de posibilidades para dar un salto real de un mundo a otro.

 Evidentemente, y como ya es de suponer, hay que hacer un gran esfuerzo para abandonar esa "zona de confort inconfortable" a la que nos hemos acostumbrado con el pasar de los años y la idea de que vale más lo malo conocido que lo bueno por conocer... (cuánto daño ha hecho ese refrán en el mundo).

 Pero considero que es un esfuerzo gratamente recompensado, si ese cambio supone un salto cualitativo en nuestro modo de vida.

 En el peor de los casos sólo serán unos años de simultanear el trabajo actual con los estudios necesarios para obtener la titulación que requiere el nuevo trabajo. Robarle horas al sueño y a la familia o la pareja... pero el resultado merece la pena.

 Así que no tengas nunca la menor duda de que si descubres que tienes un don especial, sea el que sea (música, comunicación, imaginación, encanto, sanación, cerebro, olfato, imagen...), y tienes ganas de conocer el modo de entrar en ese otro mundo, el Universo entero te dará la oportunidad de conocerlo de cerca para que tú puedas escoger, sin lugar a dudas, la mejor de las opciones.

 A partir de ahí, como siempre, la decisión será tuya.

 Gracias y saludos,
 Natividad Castejón

 PD. Desde aquí un besazo enorme a la paciente que me inspiró este artículo. El mundo es más hermoso desde que tú estás en él. Muchas gracias. Namasté.
Esta noticia ha recibido 587 visitas y ha sido enviada 1 vez       Enviar esta noticia




<-Volver
Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los malagueños a expresar sus opiniones en este periódico digital.
Guadalhorce.net no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor.

Envíe su artículo o carta a:
redaccion@guadalhorce.net


guadalhorce.net
Periódico Independiente
Málaga

Depósito Legal:
MA - 1.023 - 2000

Andalucía Comunidad Cultural S.L.
Servidor de Internet

Director: Alejandro Ortega
Fundador: Federico Ortega

952 410 658
678 813 376
contador
visitas desde nov. 1998