Visite nuestro patrocinador

Tu diario. Libertad de expresion

Su opinión Patrocinadores Normas Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca usuarios en línea • Mi&e. 20 de Nov. de 2019
Más Maduro
Jacinto Martinez Anton. 11.03.19 
Después de reposar el bombardeo informativo sobre el día internacional de la mujer, me vienen a la memoria las concentraciones que concitaba Franco en la madrileña plaza de Oriente. Con el mismo mecanismo, es decir convocado por las instituciones, con un paro patronal, que no una huelga ya que fue convocada por instituciones y gobierno, por cierto con mucho menos aforo.
En ese afán de capitalizar políticamente el día dedicado a defender la igualdad de género, fragmentaron en siete pedazos el mensaje plasmado en el manifiesto de la convocatoria, con lo cual quedaron ocultos o relegados los mensajes en pro de las mujeres. Resultado, lo que menos importaron fueron los derechos de la mujer; lo que importaban eran las consignas de enfrentamiento entre géneros, en muchas ocasiones de contenido sexista y expresión zafia, grosería y actitud vergonzante, que son la única razón de ser de determinados colectivos, grupos o incluso partidos.
Este tipo de manifestaciones, coactivas y excluyentes, también las hemos visto recientemente convocadas, con igual formato, por el sátrapa venezolano al que da toda la impresión que idolatra e imita nuestro gobierno. Es decir, más Maduro.

En un país como el nuestro en el que la Constitución, en su artículo 14, consagra la igualdad de todos los españoles, frente a cualquier discriminación, incluyendo la de género; en el que la ley consagra desde 1981 igualdad de oportunidades y salario entre hombres y mujeres; en el que en la clasificación mundial de derechos de la mujer ocupamos el quinto lugar, no es entendible el guirigay montado el 8 de marzo, esgrimiendo situaciones decimonónicas, inexistentes en nuestra sociedad actual.

Echo de menos a mujeres actualmente silenciadas por aquellas otras que gritan de forma organizada y se arrogan los derechos del feminismo; mujeres como Madame Curie, probablemente la más grande Física, mujer, de todos los tiempos, y parte del Olimpio científico mundial por méritos propios. Esta gran mujer se expresaba en los siguientes términos: “nunca he creido que por ser mujer deba tener tratos especiales, de creerlo estaría reconociendo que soy inferior a los hombres, y no soy inferior a ninguno de ellos”. Este mensaje fue emitido a finales del siglo diecinueve, en un contexto evidentemente mucho menos favorable para una mujer, que además era polaca migrante en Francia.

Es cierto que, en el día a día, queda camino por recorrer en pro de la igualdad real entre hombres y mujeres, pero esto además de en el ámbito social, deberá ir resolviéndose poco a poco con el tiempo en el seno de los hogares, donde muchas veces las mujeres como esposas, madres y hermanas son las que tienen que afianzar sus derechos, ante cualquier intento machista de los varones de su familia, valiéndose no de la fuerza, sino del cambio de los usos y costumbres.

Hubiera entendido la jornada del pasado día 8 si hubiera sido espontánea; si no hubiera sido manipulada; si sus consignas, expresadas con respeto, sin insultos y sin groserías, se hubieran dirigido a defender a aquellas mujeres que en el mundo son sistemáticamente sojuzgadas por regímenes machistas; si no se hubieran exhibido mensajes excluyentes para las mujeres que tienen un pensamiento parecido al de Marie Curie, que he citado anteriormente; o si no hubieran manifestado postulados políticos igualmente excluyentes para las que no pensaban como los convocantes.

Habría sido más coherente manifestar, con orgullo merecido, los logros que las mujeres de nuestro país han obtenido en aras de la igualdad social, el importantísimo y creciente número de universitarias, el creciente aunque todavía insuficiente número de mujeres en puestos directivos, el hecho real de que en nuestro país a igual trabajo, con igual carga e igual horario, hay igual remuneración, sin distinción de sexos, etc. En definitiva manifestando la realidad actual de un colectivo tan admirable, importante y necesario, que además constituye la mitad de nuestro tejido social.

Con todo, creo que en este país, véanse los resultados conquistados por las mujeres, hemos dejado atrás el tiempo de anacrónicos griteríos callejeros. Es el momento de la aceptación y el convencimiento.
Esta noticia ha recibido 772 visitas y ha sido enviada 2 veces       Enviar esta noticia




<-Volver
Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los malagueños a expresar sus opiniones en este periódico digital.
Guadalhorce.net no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor.

Envíe su artículo o carta a:
redaccion@guadalhorce.net


guadalhorce.net
Periódico Independiente
Málaga

Depósito Legal:
MA - 1.023 - 2000

Andalucía Comunidad Cultural S.L.
Servidor de Internet

Director: Alejandro Ortega
Fundador: Federico Ortega

952 410 658
678 813 376
contador
visitas desde nov. 1998