Visite nuestro patrocinador

Tu diario. Libertad de expresion

Su opinión Patrocinadores Normas Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca usuarios en línea • Lun. 18 de Nov. de 2019
De sátrapas, tiranos y dictadores
Jacinto Martinez Anton. 01.02.19 
Satrapía, tiranía y dictadura, son términos que se usan indistintamente y, sin embargo, no significan exactamente lo mismo. Es cierto que en las tres situaciones se establecen regímenes autoritarios, aunque no en igual medida, y culto o realce de la personalidad del líder. También utilizan con frecuencia el populismo como herramienta de engaño, manipulación y convencimiento de las masas.
El dictador llega al poder, en la mayoría de las ocasiones a través de un golpe de fuerza, sustentado en las Fuerzas Armadas, pero en cualquier caso sin haber sido elegido democráticamente. Una vez en el cargo, restringe de forma generalizada los derechos y libertades de sus súbditos, se rodea de una elite afín, a modo de coraza de protección, a la que concede privilegios muy por encima de los de la población general. Establece un control absoluto de todas las actividades de la vida pública y privada a través del terror. Induce el colaboracionismo como medio de mantener la desconfianza entre los habitantes, y por ende mantiene una red de confidentes que le aseguran por un lado la información al detalle, y por otro el mantenimiento de la sumisión de los no afines.
El tirano establece también, al igual que el dictador, un régimen de poder absoluto, generalmente unipersonal. Su acceso al poder generalmente es mediante el voto popular, aunque en ocasiones es también violento, desplazando al poder establecido previamente, sean cuales fueren su origen o características. Su poder es probablemente legítimo en su origen e injusto y en muchas ocasiones cruel en su ejercicio, reprimiendo cualquier oposición. A diferencia de la dictadura, en la que el ejercicio del control es mucho más férreo, en la tiranía se favorece la corrupción política como medio de mantener ilegítimamente obtenido de forma legal. Una vez en el poder, mediante el uso del populismo y la demagogia, abusa de las facultades obtenidas, truca las elecciones, menoscaba las instituciones e induce su desprestigio, aprovechando su situación privilegiada, y modifica las leyes en favor de sus intereses personales y continuidad. Otra característica del tirano es la de favorecer la incultura para favorecer así el engaño por el que mantiene su autocracia.

Las dos figuras, tirano y dictador, son intercambiables a lo largo del tiempo de permanencia en el poder. Sin embargo, la figura preferida por la mayoría de estos gobernantes es la del tirano, porque bajo la apariencia de una fingida democracia, mantienen más tiempo el control de la situación, y por tanto el poder.

El sátrapa suele surgir de una revolución social que descompone el régimen previo, y asume el poder en representación, o con el respaldo, de un poder externo al que únicamente rinde cuentas, en consecuencia no necesita de populismos para mantenerse, sino de la aprobación de quien lo sustenta; por tanto, se permite gobernar despóticamente, despreciando el sentir del pueblo al que administra. El sátrapa puede convertirse a lo largo del tiempo, y si las circunstancias se lo permiten, en un tirano o un dictador, si logra deshacerse de uno u otro modo del poder superior al que rinde cuentas.

Seguramente, con solo dirigir una mirada a la historia, o simplemente a la actualidad mundial, podemos reconocer estas tres formas de gobierno que son contrarias a la democracia, a la que destruyén directamente, o utilizán para posteriormente aniquilarla.
Esta noticia ha recibido 1358 visitas y ha sido enviada 2 veces       Enviar esta noticia

Noticias relacionadas





<-Volver
Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los malagueños a expresar sus opiniones en este periódico digital.
Guadalhorce.net no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor.

Envíe su artículo o carta a:
redaccion@guadalhorce.net


guadalhorce.net
Periódico Independiente
Málaga

Depósito Legal:
MA - 1.023 - 2000

Andalucía Comunidad Cultural S.L.
Servidor de Internet

Director: Alejandro Ortega
Fundador: Federico Ortega

952 410 658
678 813 376
contador
visitas desde nov. 1998