Visite nuestro patrocinador

Tu diario. Libertad de expresion

Su opinión Patrocinadores Normas Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca usuarios en línea • Jue. 21 de Nov. de 2019
Habilidad independentista, ineptitud nacional
Jacinto Martinez Anton. 15.12.18 
Los independentistas en general, y los catalanes en particular, con su desafío continuo, con su chulearía permanente, con su prepotencia supremacista, con su desprecio a la ley y a la legalidad que en su día votaron, han conseguido que se hable sobre cuál es la mejor vía para conseguir el independentismo, la eslovena, la escocesa o la canadiense; sin embargo de lo que tendríamos que estar hablando es de cómo acabar de una vez por todas con esa provocación interminable.
Mientras tanto, los sucesivos gobiernos de nuestra nación, silban mirando para otro lado, haciendo dejación clara de sus funciones que se resumen en cumplir y hacer cumplir la ley. Una de estas leyes, la ley de leyes, es decir la Constitución, establece con claridad la indivisibilidad del Estado español. Por tanto, ¿a qué estamos jugando discutiendo cuál es la mejor forma de que una parte de España se desgaje del resto?

¿Es habilidad independentista, abandono de funciones del gobierno de turno, o torpeza mayúscula de nuestros políticos; ¿cómo dejan que un puñado de insurrectos que ni siquiera son mayoría, aunque la rozan, en el trozo de España del que se sienten representantes absolutos, nos hagan hablar en sus términos, para dirigir la ruptura con el conjunto de los españoles?.

Este grupo, utilizando la coacción, el miedo, las revueltas callejeras, de las que salen sistemáticamente impunes gracias no sólo a sus autoridades prevaricadoras, sino a las autorizadas del Estado, garantes en último extremo del orden constitucional, han conseguido, no sólo que no se aborte de forma contundente e indiscutible cualquier intento de secesión, sino que se hable de cuál es la mejor forma de hacerlo.

A la vista de los acontecimientos, se puede pensar que la didáctica de los independentistas catalanes, va a enseñar el camino al resto de las comunidades, porque a ellos les está siendo rentable, para que mediante la agitación callejera y política, saquen ventaja y consigan más dinero, atención y consideración que aquellas otras que simplemente trabajan por la convivencia y la solidaridad territorial, respetando la ley y el orden público.

La peligrosa evidencia de que la transgresión del orden y las leyes, la falta de respeto al vecino e incluso las agresiones, tienen un coste cero, va calando en el resto de la sociedad y va trascendiendo en el día a día del resto de España; porque, si se permite en Cataluña, ¿Por qué no en el resto de España?, si se permite al agitador político, ¿por qué no al delincuente común?, ¿porqué no al ciudadano de a pie que harto de respetar las leyes que otros no respetan, de pagar peajes, de pagar impuestos, tiene un mal día y decide tener una mala respuesta o una mala acción?.

El gobierno, los gobiernos (catalán y central), están legitimando día a día la falta de respeto a la ley y la corrupción social, aunque se les llene la boca cuando señalan a un corrupto en las filas de otro partido; por supuesto ocultando al de las propias. Pero esto es más grave, si cabe aún que la corrupción política, se trata de la descomposición de nuestra sociedad, a la que los ciudadanos estamos asistiendo inermes por la inacción, o la inadecuada actuación de nuestros gobernantes.

Nuestros dirigentes están dando patadas de forma de continuada y despreciando de forma sistemática a nuestras normas de convivencia social, a esas reglas que durante los últimos cuarenta años nos han permitido vivir en paz, libertad y prosperidad, y nos han permitido ser más internacionales y más grandes como país. Estas directrices recogidas en la Constitución nos amparan de forma tan generosa que incluso incluyen la posibilidad de reformarse, si se consigue el acuerdo suficiente.

Reconozcamos de forma efectiva y defendamos de forma monolítica los valores de este escenario común de forma contundente, y no caigamos en las burdas trampas saduceas a las que nos conducen con gran habilidad, reconozcámoslo también, los independentistas.
Esta noticia ha recibido 754 visitas y ha sido enviada 1 vez       Enviar esta noticia




<-Volver
Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los malagueños a expresar sus opiniones en este periódico digital.
Guadalhorce.net no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor.

Envíe su artículo o carta a:
redaccion@guadalhorce.net


guadalhorce.net
Periódico Independiente
Málaga

Depósito Legal:
MA - 1.023 - 2000

Andalucía Comunidad Cultural S.L.
Servidor de Internet

Director: Alejandro Ortega
Fundador: Federico Ortega

952 410 658
678 813 376
contador
visitas desde nov. 1998