Visite nuestro patrocinador

Tu diario. Libertad de expresion

Su opinión Patrocinadores Normas Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca usuarios en línea • Lun. 22 de Abr. de 2019
Adrián
Pedro Biedma. 29.09.18 
Acabó su jornada laboral y Juan salió disparado hacia casa. Era 31 de octubre y debía preparar todo esa misma tarde. Ana esperaba su llegada envuelta en una extraña mezcla de alegría y tristeza a la vez. Se trataba del primer año y jamás imaginaron que este día tuviese lugar, pero Dios así lo quiso y debían de preparar el altar con las ofrendas de bienvenida en honor de su querido Adrián.
Nada más llegar, se fundieron en un profundo y amargo beso y sin mediar palabra, se dirigieron a la habitación azul, el color preferido de Adrián, Juan permanecía frente al altar, perfectamente decorado con flores de cempasúchil, mientras Ana le entregaba uno a uno los objetos elegidos para la ocasión.
Pasta con tomate, batido de cacao, naranjas, calaveritas de dulce, así uno a uno pasaban las ofrendas de las manos de ella a las de él, con parsimonia y en silencio, ya solo quedaba el juguete preferido, su destartalado coche de bomberos. 
Ella se ayudó de una silla para poder alcanzarlo, lo tomó en sus brazos y por unos instantes lo meció y acarició como solía hacer con su pequeño del alma, un par de lágrimas se precipitaron desde sus ojos hasta caer en las ruedas del juguete. Juan no pudo reprimir la emoción, tomó el coche, lo posó en el altar y se abrazó con fuerzas a su esposa, ambos se sentaron en la pequeña cama y liberaron su rabia a través de un llanto desconsolado. Tras calmarse un poco, se incorporaron y al volver la vista hacia el altar quedaron petrificados, su hijo Adrián se encontraba frente a ellos, sonriendo, más guapo que nunca y con su juguete preferido entre sus manos, los miró y les dijo:
–    Gracias papá y mamá, en el otro México me aburro, os quiero mucho.
Intentaron tocarlo pero inmediatamente su imagen desapareció al igual que el destartalado coche de bomberos.
Ya han transcurrido cinco años desde aquél maravilloso día y cada 31 de octubre preparan con enorme ilusión el altar en honor a su querido hijo y con la certeza que él recibe con agrado cada una de sus ofrendas.

Esta noticia ha recibido 675 visitas y ha sido enviada 3 veces       Enviar esta noticia




<-Volver
Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los malagueños a expresar sus opiniones en este periódico digital.
Guadalhorce.net no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor.

Envíe su artículo o carta a:
redaccion@guadalhorce.net


guadalhorce.net
Periódico Independiente
Málaga

Depósito Legal:
MA - 1.023 - 2000

Andalucía Comunidad Cultural S.L.
Servidor de Internet

Director: Alejandro Ortega
Fundador: Federico Ortega

952 410 658
678 813 376
contador
visitas desde nov. 1998