Visite nuestro patrocinador

Tu diario. Libertad de expresion

Su opinión Patrocinadores Normas Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca usuarios en línea • Vie. 15 de Nov. de 2019
Liberticidio y libertinaje
Jacinto Martinez Anton. 15.07.18 
Liberticidio y libertinaje son dos palabras, dos conceptos aparentemente enfrentados, aparentemente contradictorios que sin embargo cohabitan en nuestra sociedad.
El liberticidio es ejercido e impulsado por las instituciones con el apoyo de los partidos políticos que las sustenten en cada momento. Asistimos a adoctrinamiento en las escuelas, a inmersiones lingüísticas forzadas, a presiones ideológicas, acosos incluidos (no me gusta la palabra escarche), a políticas migratorias hipócritas, a políticas económicas insolidarias, a justicia de género que desequilibra la balanza hacia uno de los lados, a discriminación positiva, a reconocimientos sectarios. En fin, a un largo etcétera de situaciones en las que nos dirigen, bajo el supuesto, también dirigido, de que es “lo que quiere la sociedad”, se justifican.A veces me pregunto a qué sociedad se refieren, ¿a la real? o ¿a la que conviene a los intereses de las clases dominantes?

Paralelamente se consiente y se fomenta la falta de respeto, tanto individual como colectiva, bajo etiquetas como “libertad de expresión”, “derechos y libertades individuales”o “derecho a decidir, impregnando a la sociedad del sentimiento de que “tengo derechos pero no obligaciones”. Con esto se ha condenado al olvido un elemental principal de convivencia como el de que “ tu libertad termina donde empieza la mía”. Es decir, que mi derecho a la libertad no puede agredir al derecho a la libertan que también tienen los demás.

El eslogan anterior puede llevarse a la práctica desde el respeto mutuo, que exige un mínimo de empatía, un mínimo de capacidad de meterse en los zapatos del otro, o mediante el uso de la fuerza. Lamentable en esta sociedad está calando cada vez más la segunda opción. Vemos como cada vez más grupos más o menos organizados, más o menos dirigidos presionan con manifestaciones públicas no exentas de agresividad a una población amedrentada. Y no me refiero solo a manifestaciones de contenido político o social, sino también a aquellas cuyo único motivo es ejercer su “derecho a divertirse” aunque sea a cambio de perturbar el orden público, la paz social o incluso el simple derecho a descansar que tenemos todos, incluso ellos. No importa si para ello destrozan bienes materiales públicos o privados o si ponen en peligro la integridad física de las personas. Para ellos y para quienes lo consienten son “daños colaterales inevitables”.

Al fin y al cabo, pues, libertinaje y liberticidio se dan la mano tanto a nivel institucional, manejando estas manifestaciones según sus intereses, como a nivel individual y a nivel colectivo, asesinando el respeto mutuo que nos debemos, y, por tanto, vaciando de contenido la verdadera esencia de la Libertad.
Esta noticia ha recibido 1018 visitas y ha sido enviada 1 vez       Enviar esta noticia




<-Volver
Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los malagueños a expresar sus opiniones en este periódico digital.
Guadalhorce.net no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor.

Envíe su artículo o carta a:
redaccion@guadalhorce.net


guadalhorce.net
Periódico Independiente
Málaga

Depósito Legal:
MA - 1.023 - 2000

Andalucía Comunidad Cultural S.L.
Servidor de Internet

Director: Alejandro Ortega
Fundador: Federico Ortega

952 410 658
678 813 376
contador
visitas desde nov. 1998