Visite nuestro patrocinador

Tu diario. Libertad de expresion

Su opinión Patrocinadores Normas Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca 5 usuarios en línea • Sáb. 22 de Sep. de 2018
Día  escolar  de  la  no  violencia  y  la  paz (20)
Jose Maria Barrionuevo Gil. 23.06.18 
Ya hemos dicho que no todos los días son iguales. Tampoco todas las personas somos iguales; tenemos un algo que marca las diferencias. Sin embargo nos podemos poner de acuerdo, como estamos viendo en los distintos aspectos que vamos desentrañando en esta serie de comunicados; comunicados que nacen de las experiencias de compañeros que día a día no dejan escapar las oportunidades que la convivencia puede ir jalonando con toques de alegrías, de sorpresas, de creatividad, de recuerdos.
Desde hace más de treinta años, nos comentaban unos compañeros, habían celebrado los cumpleaños de sus alumnos en sus clases; pero la novedad estribaba en que, siguiendo la dinámica de facilitar los “libros” escolares (que no de escolaridad) que se fraguaban en sus aulas para repaso afectivo y también “académico”, toda la chiquillería hacía un “texto libre” dedicado al compañero homenajeado. Al principio, en Preescolar, eran solo dibujos, que eran “ilustrados” por la maestra con el texto que los autores les dictaban. Luego ya serían textos libres.
Nos interesa recordar que la “Ilustración”, movimiento cultural e intelectual europeo, (a partir del siglo XVIII) había tenído como propósito “disipar las tinieblas de la ignorancia de la humanidad, mediante las luces del conocimiento y la razón”. En este caso se les daba la voz a los infantes desde pequeñitos, ya que la escritura es la registradora y portadora de los pensamientos, conocimientos, afectos, deseos...
    En aquellos tiempos escolares en que se comenzaron a celebrar los cumpleaños en las clases de los colegios y que no estaban infectados ni infestados de chucherías y regalos, el que un niño o una niña se llevara para su casa el regalo de un libro que había sido trabajado por los compañeros, era un “presente” con mucho futuro.
    Además, como las clases tenían más de treinta infantes que eran bastante pacíficos, en general, ya tenían los maestros más de treinta días de convivencia más cercana y de alegría más aglutinadora, que ocupaban una parte de la programación, aparte de que durante el curso no faltara nunca el Día Escolar de la No Violencia y la Paz. Incluso se daban casos de que niños que se habían enfadado entre sí en el recreo, cambiaban su actitud, porque hacer un “texto” para el “Libro de Cumpleaños” de un compañero era un compromiso tácito, que había sido asumido sin presiones ni autoritarismos. Por supuesto, nunca faltaba el cantar “Cumpleaños feliz” o “Es un chico excelente”.
    Como siempre había preescolares o escolares que cumplían sus años en tiempo de vacaciones, se les asignaba un día durante el curso para regalarle el “Libro de Cumpleaños”. De esta manera nadie se quedaba sin ese regalo, tan entrañable, que algunos conservan todavía, aunque sea por afecto a lo vivido, por pura inercia o por un elemental síndrome de Diógenes.
    Las maestras y maestros, tras años de varios ensayos para confeccionar portadas de los libritos, se pusieron de acuerdo para diseñar una portada que  les llamara la atención, les agradara a la chiquillería y, que también, fuera fácil de adaptar el cumpleaños de cada curso. Así se optó por los dibujos del perrito Snoopy y su mejor amigo Woostock, conodido también por Emilio, que era un pájaro amarillo, que cada cumpleaños le arrimaba una velita a la tarta de Snoopy.
    En aquellos tiempos, en que no se habían salido de control las celebraciones, como en la actualidad, ni se había complicado tanto la vida social, esta actividad era un hito más de convivencia escolar. Además estaba muy acorde con las demás actividades que se llevaban, día a día, en clase, en las que se primaba el compañerismo, además de la creatividad.
    Nos gustaría añadir que esta actividad no entorpecía mucho la dinámica de clase, ni desalojaba a nadie de la participación. Sin embargo, las ofertas, la publicidad y los montajes de Cumpleaños se hacen ahora en lugares especiales y con amigos escogidos.
    Pensamos que, de alguna manera, el joven siglo XXI, aprovechando el tirón de la excelencia, se pueda hacer digno de “ilustrarse con la consecución de  un Máster en el “Siglo de las luces” y dé por sentada la fe en el progreso, sobre todo, el del Humanismo también. (Continuará)
josemª      
Esta noticia ha recibido 344 visitas       Enviar esta noticia




<-Volver
Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los malagueños a expresar sus opiniones en este periódico digital.
Guadalhorce.net no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor.

Envíe su artículo o carta a:
redaccion@guadalhorce.net


guadalhorce.net
Periódico Independiente
Málaga

Depósito Legal:
MA - 1.023 - 2000

Andalucía Comunidad Cultural S.L.
Servidor de Internet

Director: Alejandro Ortega
Fundador: Federico Ortega

952 410 658
678 813 376
contador
visitas desde nov. 1998