Visite nuestro patrocinador

Tu diario. Libertad de expresion

Su opinión Patrocinadores Normas Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca 6 usuarios en línea • Mi&e. 25 de Abr. de 2018
Los Reyes Magos evitan la lluvia y reparten magia e ilusión en Alhaurín el Grande y Villafranco del Guadalhorce
Alhaurín el Grande. 08.01.18 
Miles de alhaurinos y visitantes disfrutaron de esta tradicional cita, en la que los Reyes Magos de Oriente repartieron más de 2.000 kilos de caramelos.
Melchor, Gaspar y Baltasar no faltaron a su cita a pesar de la amenaza de lluvia en la víspera del día de Reyes, recorriendo las calles del centro histórico de Alhaurín el Grande, subidos en sus respectivos camellos, acompañados por su séquito, por otras carrozas y por la animación. Niños y mayores, se dejaron contagiar por el ambiente mágico de este evento, que colmó las expectativas de los miles de personas que esperaban su llegada.
Pero sin duda los grandes protagonistas de este día fueron los mismos de todos los años: los niños. Y la única lluvia que se produjo fue la de los más de 2.000 kilos de caramelos, que se repartieron entre Alhaurín el Grande y Villafranco del Guadalhorce. Los alhaurinos han vuelto a ser fieles a sus tradiciones y no han faltado a la Gran Cabalgata, que año tras año contagia de ilusión a los miles de vecinos que esperaban la llegada de la comitiva. 
Con el arranque de la Cabalgata, la alegría y la diversión se palparon a pie de calle y también desde las carrozas, que tiraban caramelos y confeti. Los niños han disfrutado al máximo. Melchor, Gaspar y Baltasar hicieron un amplio recorrido por las principales calles del casco histórico del municipio.

El recorrido finalizó como siempre con la visita de los tres Reyes Magos al tradicional belén viviente junto al Ayuntamiento, para después leer su mensaje a los vecinos de la localidad, especialmente dirigido a los más pequeños. “Ha sido una Cabalgata bastante completa. Ha acompañado la tarde, ya que las predicciones de los últimos días daban agua. El tiempo ha querido que podamos disfrutar todos, tanto niños como mayores y nosotros mismos de esta Cabalgata por el casco histórico de este bonito pueblo”, manifestó el Rey Melchor.

Por su parte, los niños y niñas de Villafranco del Guadalhorce se congregaron en la Plaza Mayor, para esperar la visita de sus Majestades de Oriente. Los Reyes Magos se subieron al escenario colocado especialmente para ellos y lanzaron caramelos a todos los asistentes. Seguidamente, se dirigieron a los pequeños de Villafranco para confirmarles, que habían sido muy buenos, y manifestaron sus deseos de alegría y amor para todos los niños del mundo. Tras ello recibieron a todos los pequeños que se llevaron un pequeño obsequio de sus Majestades y se pudieron hacer fotos con ellos.

Por parte del Ayuntamiento, Carmen Brescia, concejala de Villafranco del Guadalhorce, valoró muy positivamente la jornada, manifestando que “hemos disfrutado en la Plaza Mayor de Villafranco de la visita de los Reyes Magos en esta tarde tan fantástica. Los niños han disfrutado de la animación y sus Majestades los Reyes Magos están escuchando las peticiones y repartiendo caramelos y mucha alegría”.
En definitiva, una noche mágica en la víspera del día de Reyes y unos actos, que con los mejores deseos despidieron las actividades de la Navidad.

    Alhaurín el Grande, 8 de enero de 2018
Esta noticia ha recibido 146 visitas       Enviar esta noticia




<-Volver
Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los malagueños a expresar sus opiniones en este periódico digital.
Guadalhorce.net no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor.

Envíe su artículo o carta a:
redaccion@guadalhorce.net


guadalhorce.net
Periódico Independiente
Málaga

Depósito Legal:
MA - 1.023 - 2000

Andalucía Comunidad Cultural S.L.
Servidor de Internet

Director: Alejandro Ortega
Fundador: Federico Ortega

952 410 658
678 813 376
contador
visitas desde nov. 1998