Visite nuestro patrocinador

Tu diario. Libertad de expresion

Su opinión Patrocinadores Normas Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca usuarios en línea • Jue. 18 de Jul. de 2019
Ideas en un vaso de agua
Lydia Tapiero Eljarrat. 27.02.15 
Los acordes del piano danzan por la sala, ya están casi todos sentados en las butacas de madera. Al lado del pianista espera el narrador. Las luces se apagan de golpe. Un foco sobre la pantalla da comienzo a la proyección en blanco y negro, cediendo el lugar a los nombres de los actores y actrices que se deslizan con el encanto del pasado. El hombre de al lado del pianista anuncia: 'El alcalde de Zalamea'. Un segundo más tarde su voz profunda nos descubre el argumento. Las escenas se suceden, el narrador rompe el silencio 'Don Álvaro rechaza a Isabel por no ser de la nobleza', se siente un suspiro colectivo, la sala calla y el piano desgarra con acordes la atmósfera... Y es que el cine mudo, nunca ha sido del todo mudo. Ni tampoco ingenuo. La crítica social, la burla, el reflejo de la sociedad, el régimen político, siempre han estado presentes.
Lo vemos en 'Las Españoladas', películas que exageran los tópicos de la tierra andaluza, como nuestro legendario bandolero Curro Giménez, un Robin Hood a lo andaluz. Tampoco podemos pasar por alto el cine de la censura. Un reflejo de la vida con cortes, donde el momento de un beso se pensaba real mientras jugábamos con mariposas en el estómago. Ni podemos deshacernos de la maldita herencia de Franco, una ley, hoy no escrita, que sigue empeñada en doblar las películas al español. Viridiana, la película censurada de Luis Buñuel, que aunque rodada en España por la gracia del generalísimo, resultó ser el puchero de lo prohibido. Con el Landismo, había risas para todos, su mezcla de comedia fácil con un toque de suave erotismo, parecía presagiar la apertura y el comienzo de una democracia. El humor estaba garantizado desde el título: No desearás al vecino del quinto. Franco muere y el cine se destapa. La obsesión de mostrar tantas tetas como escenas posee a los directores en las grandes y pequeñas pantallas. Recuerdo que en la televisión cada vez habían más películas con dos rombos, y cuando estas dos figuras inofensivas en sus formas aparecían a un lado de la tele, se escuchaba el toque de queda de mi madre: '¡niñas, a la cama!'. España ya era más libre. Llegan por fin las películas en otros idiomas y se cuentan históricas de la guerra y la post-guerra.

Hoy por hoy siento que el cine ha rodado en todos los sentidos y me pregunto con qué puede todavía sorprender. Su exposición es mucho más plural, y mucho más global. Y es que hoy en día hay cine para todos los gustos. Los géneros se multiplican en subgéneros refinando los paladares, exponiéndonos a un mundo en el que ya estábamos antes que la película y que viene a ser, y no importa de que género sea, una corriente de ideas que nos trasmiten con la suavidad de un vaso con agua.
Esta noticia ha recibido 2973 visitas       Enviar esta noticia




<-Volver
Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los malagueños a expresar sus opiniones en este periódico digital.
Guadalhorce.net no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor.

Envíe su artículo o carta a:
redaccion@guadalhorce.net


guadalhorce.net
Periódico Independiente
Málaga

Depósito Legal:
MA - 1.023 - 2000

Andalucía Comunidad Cultural S.L.
Servidor de Internet

Director: Alejandro Ortega
Fundador: Federico Ortega

952 410 658
678 813 376
contador
visitas desde nov. 1998