Visite nuestro patrocinador

Tu diario. Libertad de expresion

Su opinión Patrocinadores Normas Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca 6 usuarios en línea • Lun. 25 de Sep. de 2017
El proyecto de pasarela sobre el río Guadalhorce amenaza los valores naturales del paraje natural
SEO-Málaga. 02.12.14 
La alternativa más barata –usar el puente de la Azucarera- supondría dar respuesta a las demandas de los ciclistas y viandantes, manteniendo la protección del Paraje Natural
El pasado día 11 de noviembre la Diputación Provincial anunció con gran aparato mediático un proyecto que pretende conectar las dos orillas del brazo este del río Guadalhorce a la altura del pabellón “Martín Carpena”, para facilitar el paso de senderistas y ciclistas.
Según se afirma, se atiende así una demanda ciudadana, en el marco de otro proyecto, la denominada ‘Senda Litoral’. La conexión se realizaría a través de una pasarela o puente de madera de pino silvestre, para su mayor integración estética en un entorno natural.
Hasta ahí todo parece perfecto; sin embargo, la iniciativa pasa por alto que esta infraestructura afecta a un espacio natural protegido, el Paraje Natural de la Desembocadura del río Guadalhorce, declarado así por Ley del Parlamento Andaluz de Grupo Local SEO Málaga
Y tal calificación legal le viene dada por unos apreciables valores naturales, entre los que destaca, por encima de todos, su carácter de hábitat para una gran variedad de aves acuáticas, algunas de ellas amenazadas como el pato malvasía o la gaviota de Audouin.
La gran diversidad de aves que acoge la Desembocadura del Guadalhorce utiliza este espacio en las diferentes fases del ciclo biológico anual, es decir, durante la invernada, la reproducción y en los pasos migratorios entre Europa y África. La conservación de este espacio es fundamental para preservar un auténtico ‘hotel para la fauna’ en una zona muy transformada por el ser humano.
Asimismo, es importante la nidificación del pato malvasía, especie catalogada “en peligro”, que todos los años saca adelante en la Desembocadura del Guadalhorce un número de nuevos individuos muy importante para su exigua población europea. Pocas capitales españolas tienen especies protegidas criando en su término municipal, hecho del que tendríamos que estar orgullosos los malagueños.
Una pasarela que facilite el paso de miles de personas a través de este paraje natural supondría un golpe mortal a un espacio de tan reducida extensión, poblado de aves que necesitan unas determinadas condiciones de tranquilidad para poder descansar, alimentarse o criar, por su carácter silvestre. Precisamente la pasarela proyectada quedaría a tan sólo 150 metros de una laguna donde se reproduce esta especie amenazada, ocasionando molestias que a buen seguro impedirían la cría en la zona.
Lo que aquí se protege por Ley no es un parque con estanques llenos de patos y cisnes domésticos: sino una completa comunidad de aves, inscrita en un sistema ecológico de gran complejidad y bien estructurado, muy frágil y expuesto a perder biodiversidad si aumenta la presión ciudadana sobre él.
No es admisible en un espacio protegido de estas características una infraestructura, por muy estética que sea, que lo convierta en un mero pasillo para miles de ciclistas y paseantes. Un lugar tan sensible como éste requiere de un acceso para los visitantes con unas características tales que se reduzca la entrada a las personas que lo visitan expresamente, ya sea para observar su naturaleza o para disfrutar de un paseo tranquilo por sus senderos, pero nunca un paso intermedio para la ingente cantidad de personas que se moverán entre núcleos tan poblados como la ciudad de Málaga, Torremolinos y el resto de la Costa del Sol Occidental.
Adicionalmente, no nos parece razonable que un recurso turístico de primera magnitud,como es el Paraje Natural, se ponga en peligro por este proyecto. Las especies de aves que pueblan la Desembocadura atraen a un gran número de visitantes aficionados al turismo ornitológico, muchos de ellos extranjeros.
Y es que la zona precisamente ha sido objeto de protección, y se ha conservado, por la presencia de las aves –malvasías, águila pescadora, limícolas-. Ahora se proyectan iniciativas que tienden a expulsarlas de la zona, hecho que provocará que el Paraje pierda interés para el turismo ornitológico.
Desde SEO-Málaga no nos oponemos a una conexión peatonal entre Málaga, Guadalmar y Torremolinos, como alternativa de ocio o de transporte sostenible. Sin embargo, estamos seguros de que existen otras alternativas que preservarían este tesoro de la ciudad.
Las alternativas que nos parecen más convenientes son aprovechar el puente de la carretera N340, o de ‘la Azucarera’, o bien el viaducto de la autovía A7, donde se podría instalar un carril bici y una acera para viandantes, adosados a ambos puentes. Nos parece que esta solución es óptima por su bajo precio (utilizaría una infraestructura existente) y porque reduce las molestias a la fauna salvaje.
La Desembocadura del Guadalhorce es un lugar esencial para la supervivencia de la exigua población europea de la Malvasía cabeciblanca.
Autor: Luis Alberto Rodríguez.

PACO RIVERA:
(coordinador de SEO-Málaga)
Esta noticia ha recibido 3001 visitas       Enviar esta noticia

Noticias relacionadas
La Senda Litoral salva la desembocadura del Guadalhorce y se prolonga de ...




<-Volver
Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los malagueños a expresar sus opiniones en este periódico digital.
Guadalhorce.net no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor.

Envíe su artículo o carta a:
redaccion@guadalhorce.net


guadalhorce.net
Periódico Independiente
Málaga

Depósito Legal:
MA - 1.023 - 2000

Andalucía Comunidad Cultural S.L.
Servidor de Internet

Director: Alejandro Ortega
Fundador: Federico Ortega

952 410 658
678 813 376
contador
visitas desde nov. 1998