PARAJE NATURAL DE LA DESEMBOCADURA DEL RÍO GUADALHORCE
 

La génesis

El delta de más de 67 hectáreas de superficie que constituye el Paraje Natural fue una enorme marisma donde el agua del río y del mar se confundían, originando terrenos pantanosos.

La construcción entre 1914 y 1921 del embalse del Guadalhorce (Ardales-Alora) terminó con las riadas y, a su vez, con el proceso generador de las marismas.

La explotación agrícola (caña de azúcar, barrileras) y ganadera (vacas, ovejas) aprovecharon los terrenos robados al mar por el Guadalhorce y dejados al descubierto por la ingeniería hidráulica.

El 5 de octubre de 1977 el Ayuntamiento de Málaga autorizó la extracción de arena para la construcción del delta desecado durante un período de 2 años, pero dicha actividad se prolongó ilegalmente hasta 1982, fecha en la que se prohibió el vertido de escombros.

Sin embargo, lo que el hombre destruye la Naturaleza tiene medios para recuperarlo si se lo permitimos. Y las pozas artificiales creadas por el hombre se anegaron dando lugar a hermosas lagunas.

Así, en el año 1982 el enclave fue declarado Parque Natural y prohibida la urbanización por el Ayuntamiento de Málaga. La Junta de Andalucía ratificó en 1989 la decisión calificando la zona como Paraje Natural.

Encauzamiento

El río Guadalhorce es el más caudaloso de la provincia de Málaga junto con el Guadiaro. En la historia reciente se han distinguido dos brazos en su desembocadura: El brazo Oeste, trazado a principios de siglo en la margen derecha del primitivo; y el brazo Este, o río  Viejo, mucho más serpenteante. Y entre ambos brazos el Paraje Natural, antiguamente conocido como la Finca "La Isla".


Cruzando el encauzado Arroyo de las Cañas
Tras las inundaciones en Málaga de 1989 las autoridades competentes deciden realizar un encauzamiento faraónico de los dos brazos del río, del arroyo de las Cañas y la construcción de la presa de Casasola en e lrío Campanillas. Dicha obra haría peligrar la supervivencia del Paraje Natural. Pero la presión social y a la creación de la Mesa del Guadalhorce defendieron otro tipo de actuaciones, como la masiva reforestación de riberas y otras actuaciones globales. No obstante la decisión del Gobierno predominó, si bien las obras se vieron retrasadas y aún hoy continúan en su última fase.
Y aunque el mayor peligro para el Paraje en los últimos años han sido las obras no se pueden olvidar los vertidos tóxicos de los polígonos industriales de Málaga, ni los cazadores furtivos y vulgares escopeteros que acostumbran a utilizar este Paraje Natural como campo de tiro.

Los bichos y las plantas

La Desembocadura del Guadalhorce es el área de descanso perfecta para las aves migratorias que se dirigen a la zona del Estrecho de Gibraltar provenientes de toda Europa. Los ornitólogos han catalogado 73 especies de aves invernales, 25 estivales, 90 de aves de paso y 45 especies accidentales. Más de 200 especies de aves distintas han sido vistas.

Existen también especies de reptiles como tortugas y culebras, que comparten el agua con la lisa, el pez más común en la zona. Además de lagartijas colirrojas y lagartos ocelados.

En representación de los anfibios están la rana común, la ranita meridional y el sapo corredor.

La población de mamíferos se reduce a ratas, gatos, vacas y ovejas, además de seres humanos practicantes del naturismo en la zona de la playa.

La flora que arropa la Desembocadura está determinada por sus habitantes y las actividades que en cada momento han desarrollado. La cubierta vegetal de estas tierras puede clasificarse en dos grupos: La propiciada por un proceso natural y fortuito, y aquella otra traída aquí por la mano del hombre.

Los antiguos propietarios de la Finca "La Isla" trajeron naranjos, caña de azúcar, eucaliptos, palmeras . . . si bien la mayoría ha desaparecido en la actualidad.

Espesos cañaverales adornan las riberas de las lagunas. Y en los restos de escombreras el arbusto de gran tamaño llamado gandul. El taraje crece por las márgenes de las lagunas, mientras que las algas ocupan el interior de las aguas estancadas.

(Fuente: Paisajes de Málaga. Varios autores. Diario Sur. Prensa Malagueña, S.A. 199?)
 

El toque histórico

La Desembocadura del Guadalhorce fue probablemente usada en la antigüedad como puerto natural por los fenicios. Testimonio de ello es el yacimiento denominado Cerro del Villar (en la margen Oeste, a 500 m. del mar). Descubierto en los setenta, se ha demostrado que la colonia pervivió en la transición de las épocas fenicia y púnica (siglos VII a V a.C.). El abandono del lugar se cree que fue sobre el 580 a.C.


Estado actual del yacimiento fenicio
Posteriormente, ya en el medievo, y según consta en mapas antiguos como el de Juan de Medrano se construyó una torre vigía en la margen Este, la Torre del Río, que hoy día da nombre a una calle de la zona.

(Fuente: Historia de Málaga. Varios autores. Diario Sur. Prensa Malagueña, S.A. 199?)

Visita en bicicleta

La bicicleta es considerada un medio de transporte de bajo impacto ambiental, ya que no produce gases contaminantes, ruidos molestos ni contaminación lumínica. Además, ayuda al mantenimiento del sistema cardiovascular en buen estado, alivia tensiones y, ¡es divertido montar en bici!.

La visita a cualquier Paraje Natural requiere un respeto extra al entorno y la bici se presta como el medio ideal si no queremos molestar o asustar a los habitantes del entorno.

CUIDADO en los tramos de arena Recorrido: Entrada al Puerto de Málaga por la Plaza de la Marina; Recorrido interior por el Puerto hacia el Paseo Marítimo Antonio Machado; Paseo Marítimo Antonio Machado - Playas de Huelin - San Andrés; Fábrica de Tabacos; Parque del Oeste; Camino de la Térmica; Sacaba Beach; Brazo Este del Guadalhorce; Depuradora de Aguas Residuales de Málaga; Puente de la carretera N-340 (por la acera); RTVA Canal Sur TV; Brazo Oeste del Guadalhorce; Yacimiento de Cerro del Villar; Guadalmar; Paraje Natural de la Desembocadura del Guadalhorce.
Material recomendado: Cámaras de repuesto (una para fotos y otra para la rueda); Agua, Bocadillos; Fruta; Prismáticos; Pantalón corto o ajustado a los tobillos (para no mancharnos de grasa con la cadena; lo más cómodo es ropa de ciclista); Impermeable (resguarda del frío y la lluvia); Guantes (las manos sufren bastante); Llevad todo en el portamantas o en una cesta (evitad bolsas en la espalda ya que provocan más sudor y, por su peso, dolor donde la espalda pierde...); Esconded los cordones de los zapatos (para que no se enreden con la cadena, platos, pedales...); y añadid todo aquello que por experiencia acostumbréis a llevar con la bici (herramientas, inflador...)

Otros consejos: Por las aceras moderar la velocidad (los peatones siempre tienen preferencia), por la calzada id agrupados (es la forma más segura de viajar).

C.E.P. de Málaga - Ruedas Redondas - Sábado 19 de Mayo de 2001
Educación Vial y Ambiental en Bici: Un recurso didáctico interdisciplinar